De carros atiborrados y de saber qué es bueno para tí

Car Stuffed to the Seams

¡Cómo quisiera tener las alas de una paloma y volar hasta encontrar reposo! 

Me iría muy lejos de aquí; me quedaría a vivir en el desierto.

Presuroso volaría a mi refugio, para librarme del viento borrascoso y de la tempestad.

– Psalm 55:6-8

El lunes, el 8 de junio de 2015, yo atiborré mi carrito Sofía y empecé mi viaje. Estaba volviendo a Knoxville, mi ciudad de residencia, después de lo que ha empezado a sentir como un exilio de siete años. Hay tantas cosas de Texas (mayormente la gente profundamente amada… y canchas de maíz… y el Café 1418) que voy a extrañar; pero todo en mi interior clama a gritos que éste es mi Hogar, y que el tiempo ha llegado de estar aquí. Es probablamente una confirmación que he estado en Knoxville para alrededor de tres días, y todos los problemas de salud que he tenido para más de un año han desaparecido. Subí de peso unas 15 libras desde el enero, y ésta es una cosa buena. Para un rato, los números en la escala y el tamaño de mi ropa eran una obsesión. Entonces el año de mal-aventura trajo tanto estrés que perder peso resultó en ser simplemente una consecuencia natural. Sintió maravillosa alcanzar una meta que yo previamente había considerado imposible… y después sobrepasarla. Sin embargo, ése es cuando los problemas de salud empezaron. Sentía débil constantemente y no podía correr en mi manera normal. Las síntomas extrañas del Fenómeno Raynaud me asustaron: dedos extremamente blancos cuando tenía frío o estaba estresada. Ésta es una de las razones más importantes que supe que el suelo de Tennessee sería de gran beneficio para mí. Era tiempo para transplantarme.

Estoy empezando a creer que ambos nuestros cuerpos físicos y nuestras almas tienen antojo para lo que verdaderamente necesitamos para que podamos ser saludables y enteros, completos.

Se siente como la tierra está respirando tranquilamente – descansando en su esplendor callado y abrazándome en su descanso también.

Esta semana me he encontrado mucho en el jardín de mis padres, rodada por los árboles gigantes y gentiles; y se siente como la tierra está respirando tranquilamente – descansando en su esplendor callado y abrazándome en su descanso también.

Estoy emocionada de aprender cómo se siente “saludable de verdad.” Pronto estaré suficientemente fuerte para conquistar los cerros en el vecindario de mis padres (¡si puedo acostumbrarme a la elevación!) y escalar las Chimeneas. Estoy rodeada por esta tierra grande y verde y los aves felices cantando y estrellas centelleantes y los seres queridos que he extrañado tras años. Esto es un lugar donde primero fue encontrada por el Divino – encontrada por la Belleza que yo había estado persiguiendo. Cuando era joven, me acostaba debajo de las estrellas en el jardín para horas, susurrando mi maravilla a la gloria brillando a través de los agujeritos en el cielo invernal. Agradacimiento me llena como olas para Él que, parece, ha movido el cielo y la tierra para traerme a hogar.

1 Comment

  1. No comprendo Espanol!! Translate please? Lol!

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *